Categories
바카라 바카라사이트 슬롯게임 우리카지노 카지노사이트 파워볼 홀덤

La británica, eliminada en Miami y con dudas sobre sus siguientes pasos, se defiende de las críticas sobre su exposición en redes: “Subo una publicación y ya…”.

Frente a Martic, Emma se quedó cerca de la victoria, pero se le resistió. Una derrota dura y desconcertante, hasta para ella misma. “Es un desafío. Se necesita mucho de una misma para recuperarse de algo así… ¿qué puedo hacer ahora mismo”, se preguntaba en rueda de prensa, donde no sabía concretar sus siguientes pasos: “No tengo idea. Ni siquiera estoy pensando en eso ahora mismo”, respondía a si, próximamente, se sumaría la gira de tierra. Un momento de dudas, pero que, según la propia jugadora, nada tiene que ver con su tiempo destinado al deporte, que es mucho. “Tal vez solo me veis, en las noticias o en las redes sociales, firmando este o aquel contrato. Siento que es bastante engañoso, porque, en realidad, estoy acumulando cinco o seis horas al día de entrenamiento. En total, estoy en el club unas 12″, remarca para sus críticos. Talento a raudales y mucha dedicación que, de momento, siguen buscando la confirmación.

Llegan las críticas y, con ellas, la respuesta. La mayoría, centradas en la gran exposición que la joven tenista tiene en redes sociales y en los contratos publicitarios que firma, de carácter multimillonario. Hechos que, según muchas voces, hacen que su cabeza se aleje del tenis, del ámbito puramente deportivo. Raducanu lo niega con rotundidad. “Lanzo una publicación en el coche de camino al entrenamiento y, de repente, eso ya significa que ‘no me centro en el tenis’. Creo que es injusto, pero es algo con lo que he aprendido a lidiar y cada vez soy más insensible al ruido exterior”, expone la jugadora, en declaraciones recogidas por la ESPN. “En realidad, siento que mis días con los patrocinadores son bastante limitados. No es una locura. Les dedico tres o cuatro cada trimestre, así que en realidad no es tanto”, añade.metasports

Después de su precoz éxito en el US Open de 2021, las cosas no están siendo sencillas para Emma Raducanu, 13ª en el ranking mundial. El prodigio de 19 años, desde entonces, ha caído a la primera de tres torneos y a la segunda de otros dos. Los tópicos, aunque reduccionistas, casi siempre esconden su parte de razón y a la británica, que llegó con grandísima celeridad a la élite, le está costando mucho mantenerse. Miami es el último ejemplo. En la presente edición, la segunda ronda ha sido su tope. Después de un trabajado encuentro frente a la croata Petra Martic (58ª, 31 años), mismo resultado: caída por un duro 6-7(3), 6-4 y 7-5 en 1h21. Una tendencia que se está asentando y que, dado su gran poder mediático, le está pasando factura en la esfera pública.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.